La naturaleza me atrae desde siempre. Los que me conocen, en la realidad o en la virtualidad, desde mi perfil de Facebook o Instagram personales, saben que es así. Por un lado me dan ganas de disfrutar de una aventura al adentrarme en ella, por otro lado me da mucha paz. ¿Por qué empiezo una nota sobre una casa con esta introducción? Porque también amo la arquitectura ( por algo soy arquitecta ), obviamente de la buena. Y cuando vi la casa llevada a cabo por el estudio Martin Gomez Arquitectos, en medio de un bosque esteño, como si fuera un árbol más, me encantó. Me invadió una sensación placentera cuando me imaginé sentada en su living, con el verde adentro; me imaginé hasta el aroma a pino. Yo pienso que de eso se trata la arquitectura. Conformar espacios que generen sensaciones, que conmuevan y sean un agrado para el “estar”.

Desde el estudio de Martín Gomez Arquitectos nos dicen que “La casa se encuentra emplazada en un terreno de 1200 metros cuadrados pero con una clara sensación de gobierno total sobre el bosque de pinos. Sus 450 metros cuadrados cubiertos hacen que la vida sea cómoda para una familia que busca el confort y el placer en cada visita.”

Hace rato que sigo la obra de esta oficina con sede en Argentina y Uruguay, que tanta injerencia tiene en el ámbito arquitectónico de Punta del Este. Incluso las veces que estuve allá me llamaron la atención algunas casas sin saber que tenían su firma. Después, viendo su portfolio de trabajos, descubrí que eran de su autoría. Y ahí entendí. Existe un discurso no solo compositivo, existe obviamente una postura conceptual que se va repitiendo en cada obra, sin que por eso tenga una limitante estética…aunque obviamente hay una coherencia en este sentido. Y en este caso, lo llamo “buen gusto”, aunque me puedan decir que “sobre gustos no hay nada escrito”. La armonía se percibe, en el uso de las proporciones, de las materialidades, de las intensiones. Y eso señores ( y señoras ) se traduce en buen gusto.

Exterior e interior, uno solo

Desde el estudio Martin Gomez Arquitectos me dicen que “Esta casa fue proyectada para una familia compuesta por una pareja que ha vivido en distintos países del mundo. Eligieron este lugar para crear su refugio en el mundo, un lugar donde pudieran pasar del ocio a las grabaciones musicales, motivo por el cual se diseñó una sala especial con todas las necesidades de una sala profesional”. De ahí que la casa se desarrolle en dos volúmenes, los cuales están unidos por un piso de madera –  deck de lapacho – que contiene entre sus límites una piscina. Un ejemplo de que se pueden articular distintos volúmenes para que sean entendidos como parte de un mismo todo y de que los espacios exteriores merecen el mismo trato que los espacios interiores.

Volar entre la copa de los árboles

El volumen principal cuenta con una forma muy simple. Evidentemente pretende lograr integración con el entorno desde esa intención como desde la materialidad, con el hormigón otorgando neutralidad. Aquí está todo lo necesario para el vivir y el estar, distribuido en tres plantas: El subsuelo, que está a nivel del jardín, posee un playroom/cine y la sala de máquinas con depósitos. En la planta del medio se encuentran los cuatro dormitorios, todos en suite. La planta alta es la protagonista. Un gran ambiente, interrumpido únicamente por una escalera central, que parece flotar entre los árboles, ocupado por el living, el comedor, la cocina y el escritorio para pensar música, con vista al mar desde el bosque. Imagínense eso…el grado de inspiración que se puede lograr en esa ubicación.

Me encantan las casas con espacios integrados, o sea, sin las clásicas paredes separando usos. Se logra una gran ductilidad. Aquí, cada sector está demarcado a partir de mobiliario, objetos y accesorios, como alfombras, lámparas, mesas, sillas, sillones, incluso con una pared revestida con una madera de caoba impecablemente pulida y colocada que oficia de hall de entrada ( una solución que me encantó ). No hace falta decir ni poner más, porque lo importante es la conexión con el afuera, que se introduce en el adentro a través de los ventanales de las cuatro fachadas. Esa sensación está acompañada por una decoración con muebles de estilos moderno y nórdico de BoConcept, los cuales con su minimalismo no entorpecen en absoluto la integración interior- exterior. Más bien la refuerzan.

 

La ambientación de la casa se realizó a partir de un concepto de actualidad mezclado con elementos de diseño nórdico. Se buscó lograr una casa moderna y actual pero a la vez cálida, para poder sentir comodidad tanto en invierno como en verano.

El volumen secundario, ubicado sobre la calle, que se encuentra enfrentado al principal en una misma línea, alberga un garaje para dos autos y motos, un estudio profesional de grabación, kitchenette y baño en planta baja. En la planta alta se encuentra la terraza con la zona de parrilla, asados y reuniones, con baño de pileta, vestuario y sauna. También hay una parte de la casa destinada a servicios de lavado y planchado, con su respectivo ténder.

Los colores neutros se suceden en toda la casa, reforzando la idea de calma visual, tanto en la decoración como en lo construido. Hormigón visto en los techos, un pulcro alisado de cemento en los pisos, paredes revestidas en madera o piedra, pisos exteriores en madera. Lo que yo llamo materiales genuinos, que de superficiales no tienen nada. El dormitorio principal repite el mismo esquema. No podía ser menos.

Por último, desde el estudio de Martín Gomez Arquitectos me cuentan que “El volumen principal se encuentra en medio de un impresionante bosque de pinos marítimos idénticos a los existentes en la costa sur de Francia sobre el mediterráneo. El hecho de que la casa sea tan libre da la sensación de vivir en pleno contacto con estos árboles que hacen las veces de postigos, dando privacidad a los espacios interiores. Este fue el desafío de la casa, lograr una interacción total entre los dos medios, el natural y el creado por nosotros.” Un desafío superado ampliamente, con una casa que a partir de una materialidad honesta dialoga con el entorno existente.