No sé ustedes, pero yo, cada vez que veo algo diseñado por un referente de la historia del diseño mundial, me conmuevo. Sobre todo cuando es un objeto que se mantiene incólume con el paso del tiempo. Que llegue a nuestros días, reeditado, y recupere esa vigencia que tuvo cuando fue creado, me parece absolutamente genial. Me hace reflexionar sobre esos mecanismos que son necesarios para que algo así ocurra. Difícil determinar una razón, aunque siempre llego a la misma conclusión: se necesita tener un concepto detrás, con directrices tan universales ( y por lo tanto, atemporales ) que lo hagan atravesar el tiempo sin que pierda actualidad, sea en el momento histórico que sea.

Casi 80 años

El sillón que les muestro en este video, diseñado en 1939 y que encontré en Interdesign, en Santiago, fue pensado por el genial Arne Jacobsen y su entonces socio, Flemming Lassen, en conjunto con en el Ayuntamiento de Rudersall, ubicado a 19 kilómetros al norte de Copenhagen, Dinamarca. En esa época ( años 20 y 30 ) los límites entre arquitectura y diseño se desdibujaban. El arquitecto veía la obra como un todo, mobiliario incluido. La modernidad arquitectónica llegaba de esta manera a los objetos. Era prácticamente la única forma. Además, la innovación estaba a la orden del día. Esta dupla de arquitectos propuso a principios de los 30 un proyecto ganador » The House of the Future» ( la Casa del Futuro ),  una vivienda circular, de concreto y techo plano,  que contemplaba helipuerto, garaje, tubo transportador para el correo y una cocina equipada con comidas preparadas. Una locura total en esa época.

Volviendo al sillón, la empresa danesa AndTradition lo reeditó en el año 2013. Desde la compañía comentan que «Al actualizar el sofá con opciones contemporáneas de color como el malva, la berenjena y el amarillo, se hace instantáneamente evidente cómo su trabajo supera la prueba del tiempo de manera triunfal». Por lo demás, es un objeto que se mantiene original en sus líneas simples y detalles sutiles. Me encanta el capitoné del respaldo ligeramente curvo combinado con los delegados cojines, montados sobre una estructura liviana de madera de roble. Armonía total.