El diseño es para hacerte la vida más fácil. Bueno….obviamente el buen diseño, en el ámbito o rubro que sea. ¿Qué significa esto? Que no solo sea agradable de ver, si no que sea amigable para usar, para estar, que te brinde una muy buena experiencia, incluso, una que sea inolvidable.

Una cocina de diseño

Cuando vi esta cocina producida por la empresa danesa Reform, la idea me pareció genial. El concepto es simple, pero no por eso menos brillante: hacer muebles de cocina sobre la base de muebles IKEA, producidos de manera industrial o en masa, agregándole un acabado con diseño de autor. Como ellos mismos dicen, “para muchas personas el corazón de la casa es la cocina, pero este es un ambiente generalmente pasado por alto en cuanto a diseño se refiere. Generalmente las cocinas son blancas y neutrales, con el diseño como una idea de último momento. Reform quiere cambiar eso. Colaboramos con los mejores arquitectos daneses e internacionales para reformar nuestras cocinas – y nuestra vida diaria – con un gran diseño.”

La diseñadora elegida para este modelo llamado Degree es Cecilie Manz, una mujer que tiene un nombre entre los grandes diseñadores del mundo. La simpleza y la sutileza de los detalles realmente impacta. Para poder abrir cajones y puertas, recurre a un simple corte en las esquinas, que se repite de manera estratégica, como para dejar el frente lo más “limpio” posible. Los encuentros entre las distintas piezas y la cubierta de acero inoxidable son notables. Pura precisión.

Las terminaciones elegidas son dos: una de pino Oregon, con sus vetas en diagonal, a 45º, ( esta solución me encantó, porque se contrapone magistralmente con las líneas horizontales y verticales del mueble ) y otra con una pintura en gris claro.

Este es un claro ejemplo de que la customización de un producto puede ser hecho de una manera muy creativa, no solo desde el diseño, si no también desde el concepto aplicado. Un “bravo!” para la gente de Reform, Jeppe Christensen y Michael Andersen, quienes fundaron la compañía en 2014.