En una casa, para mí, el lujo pasa por las sensaciones que me brinda, que básicamente tiene que ver con la calidad de los objetos y de las terminaciones. También con una experiencia sensorial y funcional, que dependen del contexto en el que se encuentre, incluso de los ambientes que contemple. Últimamente incluyo propiedades que tienden a una armonía cromática, con la cual me identifico plenamente, como esta casa ubicada en Suecia o este loft ubicado en Dinamarca. Pero también me gustan las propuestas más jugadas, como las que ofrece el diseñador holandés Marcel Wanders, que propone un estilo de vida más alerta, a través de formas algo barrocas y colores más vivos. Prometo que esta semana posteo una nota sobre alguna obra de este profesional cuya obra me fascina y está presente en todo tipo de obras en un montón de países.

Pero hoy me ocupa otra cosa. Se trata de una casa ubicada en Australia, concretamente en Brighton, Victoria, cerca de Melbourne. Creo que ya dije que la estética australiana me parece muy interesante. Justamente promueven esto del «lujo casual», a partir del uso de materiales honestos, formas simples, pero con mucho cuidado en los detalles y en los acabados.  Y la oficina In Form se jacta de eso, con mucha autoridad.

Exterior e interior como un todo

Una de las cosas que más me gustó de esta casa es el tratamiento que se les dio al interior y al exterior. Soy una convencida que deben tener la misma importancia, al igual que la arquitectura en relación al interiorismo. En este caso, en un sector externo de la casa se consideró incluir un comedor y una chimenea, con acabados en madera ( en techos, mesa y puertas de mueble ), que le brindan calidez al conjunto. Un verdadero placer el estar en cualquiera de los dos lados.

La casa cuenta con espacios abiertos e integrados en el primer nivel ( planta baja ), un estudio y el dormitorio principal con su correspondiente baño. El nivel superior se lo reservó a los más pequeños, en donde la oficina In Form dispuso tres dormitorios, cuarto de niños y baños.

El dormitorio principal sigue con la misma gama cromática que el resto de la casa, con un equilibrio entre grises, blancos y negros, en objetos simples, bien contemporáneos, acompañados por la madera que le da calidez a los ambientes. El baño también presenta estos colores, con el negro dispuesto en griferías y marco del espejo. Las lámparas que penden del techo sobre los veladores en la pieza para mi son una excelente solución, ya que dejan las mesas libres como para colocar lo que se desee. El hecho de que las mesas estén empotradas en la pared le dan un toque de modernidad al ambiente, además de que dejan el piso libre para efectuar una limpieza más eficaz. Como ven, me encanta que una casa sea eficiente en este sentido, como en todo sentido, incluso con el estético, aunque se diga que sobre gustos no hay nada escrito. Yo creo que sí.