Si decimos “loft”, en estricto rigor estamos diciendo “desván”. Es la traducción literal. El punto es que hoy en día nadie asociaría un loft a un desván, todo lo contrario. Pasa que este concepto de vivienda nació allá en los años 50 en New York en zonas de Manhattan que estaban olvidadas. Allí  había grandes estructuras abandonadas que fueron ocupadas por quienes no podían pagar las rentas de mercado de ese momento, en muchos casos en calidad de “okupas”.

En términos urbanos, debido a la ubicación en las que se estaban desarrollando, lugares con mucho potencial como TriBeca o SoHo,  había que aprovechar esas construcciones que en su momento habían sido fábricas, depósitos, hasta mataderos, y que además tenían un valor arquitectónico interesante. Los “loft” se fueron haciendo cada vez más sofisticados desde su decoración y propuestas de vida, hasta el punto de transformarse hace unos 40 años en viviendas muy buscadas.

Un loft en Suecia

Hoy representan un estilo que se usa en todas partes del mundo, en construcciones antiguas o nuevas, y se asocia a características de diseño muy específicas: techos altos, ambientes despojados e integrados, casi sin puertas, instalaciones eléctricas o de otro tipo, a la vista, un ambiente cuasi industrial con una cierta informalidad.

La sofisticación está en los detalles, en la calidad de los objetos que se elijan, como los que se observan en este loft ubicado en Suecia, concretamente en la encantadora Gothenburg, la segunda ciudad en importancia después de Estocolmo, en una construcción de 1912 que fue una fábrica de cartón y luego una escuela, para finalmente ser un edificio de viviendas. Me encantó como fue decorado por las socias de Sundlingkicken, mostrando todo su potencial mediante el uso de objetos de diseñador y elementos naturales. Debo decir ( una vez más…jajajaja ) que el estilo y diseño escandinavo me encanta…Acá tienen otros ejemplos: un departamento en la misma ciudad y un lugar especial, otro loft en Dinamarca que en realidad es un hotel…Así pueden comparar diferencias dentro de una misma tendencia estética.

Me encantó el uso de la paleta de los blancos, negros y grises dentro de un ambiente  sobrio conformado por paredes blancas, de ladrillo y un piso de madera. Otra cosa que me encantó: el cierre que se uso para separar el dormitorio de la zona de estar: una estructura metálica con vidrio repartido.

Diseño práctico

La cocina y el baño fueron agregados junto al dormitorio, el baño, por razones obvias, con la puerta correspondiente. Son simples, pero en ambos casos aprovechando terminaciones ( azulejos ) antiguos. El baño tiene mármol de Carrara en el piso, un material que a mi, particularmente, me encanta. Y al piso de la cocina, que es el mismo de todo el loft ( de madera ) le han colocado una alfombra que ayuda a mantener en buen estado el piso, además de indicar exactamente la zona de trabajo. Los espacios en cuanto al uso se delimitan con paredes, muebles, objetos y alfombras, y acá se utilizó justamente una alfombra.

Otra de las cosas lindísimas que tiene este loft es la posibilidad de subir a una terraza desde la cual se tiene una vista espectacular. Los techos de las encantadoras construcciones de esta ciudad, y más allá, el agua de uno de sus tantos canales.

Fotografía: Frederik J. Karlsson / Fuente: Alvhem